Oda al miedo

COMPARTIR

¿Te gustaría...

  • Tener en audio la Constitución Española, la Ley 39/2015, la Ley 40/2015 o el TREBEP?
  • Tener los esquemas de los Plazos de la Ley 39/2015 y las Fases del Procedimiento Administrativo Común?
  • Tener el Ebook: Los 3 pilares para sacar tu plaza?
  • Tener los 2 RAPs de la Constitución Española?
  • Y mucho más...?

Pues regístrate gratuitamente para acceder a nuestros cursos premium de manera instantánea.

[s2If !is_user_logged_in()]

¿Quieres tener acceso al material complementario y poder descargártelo en MP3 para reproducirlo cuando quieras en cualquier dispositivo?
Regístrate gratis para acceder a la descarga en la pestaña cursos.

[/s2If]
[s2If is_user_logged_in()]

Crea sin límites

[/s2If]

Introducción

Si algo se, es que somos seres plagados de miedos. Seres cuyas inseguridades hacen de nuestro ser algo débil y, suplirlas, es el anhelo de todas y cada una de las personas que conozco. Luchan contra ellas. Las odian. Y es por esto por lo que personajes como Scarlett Johanson o Brad Pitt son tan admirados, tan codiciados. Nos morimos por tener su seguridad ante los momentos que más la necesitamos.

Y lo cierto es que… es totalmente normal ese miedo ya que desde muy pequeñitos nos refuerzan esta creencia y el mundo acepta decir de forma habitual “no puedo”. No puedo, no me siento capaz, no soy lo suficientemente hábil, no tengo esa rapidez, no puedo con tanto temario, no puedo, no puedo, no puedo…

Nos rendimos ante este hecho. Porque si. Tu tienes la responsabilidad de que esa voz se haya convertido en un hecho. Si crees que puedes tienes razón. Pero si crees que no puedes, también tienes razón y tú ya lo has decidido. Te has rendido. Sin embargo déjame decirte que puedes sublevarte ante este hecho. Y no puedes, sino que debes hacerlo. El problema es que tienes que comprender qué hay detrás de estas sensaciones. Que se esconde detrás de estos pensamientos.

Te adelanto que muy poca gente está preparada para escuchar e interiorizar todo esto. Por eso, solo el 1 por ciento tiene éxito y, el resto, se dedica a despotricar y a llenar de piedras su cesto.

Pero si estás aquí, te doy la enhorabuena y la bienvenida. Es un placer para mí compartir esto. Entenderlo cambió mi forma de pensar. Aplicarlo cambió mi vida. Por eso no quiero que lo comprendas sino que lo apliques, aunque duela. Así que sin más introducción te doy la bienvenida a esta, mi ODA personal al Miedo. Y empezamos!

Miedo al cambio

Normalmente tratamos de proyectar cada día de nuestra vida en un futuro incierto. Tratamos de buscar consuelo en ello y esquivamos esos puntos de dolor para no enfrentarnos a nuestra realidad.

—No he aprobado pero porque todavía no me lo estoy tomando en serio. Cuando lo haga verás. Seré la envidia de todos
—He suspendido porque trabajo y no tengo tiempo. Cuando tengas más tiempo libre seré la mejor de la clase
—Tengo que quedarme con el niño y hacer las labores de casa. Estudio solo poniéndome los temarios en audio. Pero en cuanto lo deje, me pongo.

Y siempre digo que este camino que estás recorriendo, tu oposición, es un reflejo del resto de áreas de tu vida. Ya sea amorosa, financiera, deportiva, etc. ¿O es que no te suena eso de…

—Ahora no, pero en cuanto me toque la lotería…

Tienes que ser consciente de una cosa y es que, todo el mundo admira el resultado final que consiguen las personas pero muy pocas estarían dispuestas a recorrer ese mismo camino para llegar a ser quienes realmente quieren ser.

Todo el mundo querría tener los abdominales de Cristiano Ronaldo, sin embargo en cuanto se revela qué es lo que estas personas han hecho para conseguir este resultado, los tildamos de locos.

En lo que nos concierne, ¿Acaso, en lugar de admirar a quien tiene grandes resultados en tu misma oposición, preferimos tildarle de empollón o empollona?

Deja de hacer esto ya.

Porque la única razón que justifica esto es tu miedo al cambio. El dolor que te supone aceptar que no quieres seguir viviendo en en esta situación en la que siempre eres tu quien tiene malos resultados es infinitamente superior al placer que te supone fingir que estás a gusto con lo que tienes y decir que siempre has sido así. Por eso sigues ahí. Sin cambios. En un viaje cuyo tren apenas camina y donde prefieres maldecir la suerte del resto en lugar de remangarte para llenarte de grasa e intentar mejorar cada engranaje de tu preciado motor.

Deja de proyectar hacia afuera y comienza a construirte por dentro.

Déjate de decir ¡qué suerte¡ Y empieza a preguntarte ¿Cómo lo hace?

En algunos casos, puede que la vida te haya arrollado como una avalancha, y puede que sin comerlo ni beberlo, te encuentres en medio de una habitación oscura. Cada vez que intentas encontrar una salida, te golpeas y… esos golpes duelen. Te sientes como ese elefante al que encadenan desde bebe a un árbol. Él intenta escaparse pero la cadena no se lo permite y se rinde. En poco tiempo este elefante se convierte en un animal con una fuerza descomunal, sin embargo, quienes lo atraparon siguen atándolo con la misma cadena. Y aunque este elefante podría romper sus ataduras casi sin esfuerzo, no lo hace. Ha aprendido que está atrapado. Ha interiorizado que no puede ser libre. Y… tú eres ese elefante.

Por eso te recomiendo que tengas un maestro que te sirva como guía. Que te brinde luz en tu oscuridad. Que te diga que saltes.

Y no te confundas. Yo no tengo por que ser ese maestro. Debes de buscarlo bien. Cerciórate de que esa persona es quien más está alineada contigo y que, la vibración que desprenda, sea aquella que tu querrías tener para ti.

Si yo soy ese maestro… te doy las gracias.

Eso sí, una vez lo escojas deja de buscar. Olvídate del resto. Y vete a muerte con él.

Miedo al fracaso

Otra cosa que me llama mucho la atención es lo poco que amamos a quien es verdaderamente nuestro maestro: el error.

Recuerdo tener estos pensamientos desde muy pequeño, cuando siempre suspendía. Y es que, aunque mis notas no fueran suficientes, siempre solía hacer buenos exámenes de recuperación. Esto hacía que, de forma inevitable, pudiera controlar más lo que estudiaba.

No quiero que me malinterpretes, no te estoy diciendo que suspendas adrede ni que te lances a la piscina y empieces a hacer exámenes a lo loco. No. Pero sí quiero que pienses en una cosa: quiero que intentes recordar la última vez que fallaste de forma repetida haciendo algo.

Cuándo fue la última vez que mordiste el polvo y, antes de que tocaras el suelo, ya estabas pensando en volver a levantarte. Ya te lo he dicho varias veces, pero tu cerebro no puede hacer diferencia entre disciplinas. Tu oposición no es más que un reflejo del resto de áreas de tu vida.

Por eso, si sigues en la misma línea, ya no será la oposición, sino que será esa persona que te puede cambiar la vida la que pase por delante de tus narices, y pasará de largo porque tendrás miedo a no decir lo correcto. Cuando sientas que una conversación necesita tu punto de vista y tu forma de ver la vida, te quedarás callado por miedo a no hacerlo perfecto o a qué dirán.

Olvídate ya. Falla más a menudo. Si es necesario, suspende. De cometer un error que sea por pasarte de largo y no por quedarse corto en tu objetivo. Falla más y comete errores. Y si te tratan de loco piensa que ninguna gran mente ha existido sin un toque de locura.

Sin embargo, interiorizar que esto no es suficiente. Si quieres liberarte y acceder a tu máximo potencial, fallar no te será suficiente. Sino que tendrás que estar dispuesto a fallar a lo grande. Es muy importante remarcar que no estoy diciendo que TENGAS que hacerlo, pero sí estar dispuesto a ello. Uno de mis miedos más paralizadores era el miedo a morir. Me atemorizaba pensar en todo lo que me perdería si mi vida se terminase. Sin embargo, solo cuando acepté que estaba dispuesto a morir por lo que estoy haciendo ahora, me liberé. Mi vida son estas líneas, y moriría por ellas. Por esto, es necesario que conectes con lo más profundo de tu ser en este punto. Notarás esa conexión contigo mismo porque algo dentro de ti se moverá como está pasando ahora conmigo mismo. En este lugar no hay espacio para las excusas.

Porque son ellas quienes te separan nuevamente de tu máximo potencial. No estudio porque tengo que hacer esto, no puedo ir a clase porque tengo que hacer esto otro, etc.

Sabes, antes de todo este proyecto, antes de que todo fuera tan conocido, ya tenía página web e incluso ya tenía un espacio donde colgaba contenido. Sin embargo nunca arrancaba. La gente me preguntaba por lo que hacía y el por qué de su ausencia de éxito y siempre decía lo mismo: Es que, trabajo en Alemania y claro, trabajar en dos cosas a la vez… ya sabes.

Era la excusa más fácil de la historia. Lo que se escondía detrás de todo era que tenía miedo a fallar. Y fue solo cuando me di cuenta de esto, cuando lo dejé todo y pensé que si tenía que fallar, al menos, debía hacerlo a lo grande, después de haberlo intentado todo y con la cabeza bien alta. Y mírame… aquí estoy.

Miedo a ganar

He querido dejar este miedo para el final por ser uno de los más curiosos a los que me he enfrentado en mi vida. Y puede que tu también hayas sentido su aliento en la nuca. También es cierto que para conocerlo es necesario haber superado todos los que hemos visto hasta ahora. Ya que se trata del miedo a ganar. Miedo a tener éxito.

Una vez más, todo tiene origen en nuestra niñez. Ahí se programa todo. Nuestro subconsciente registra cada palabra que oímos, cada gesto y cada suspiro.

Puede que para conseguir tu plaza tengas que pasar por varios exámenes. Incluso cabe la posibilidad que hagas las pruebas con una soltura increíble. Estás en estado de flujo y todo apunta a que la plaza lleva tu nombre. Has pasado todas las pruebas hasta ahora. Solo te falta la última. Pero es aquí, en la prueba más fácil, cuando tienes menos competidores, cuando estás a 100 metros de meta, cuando parece que no puedes, te inundan los nervios, lo has olvidado todo, y una voz surge desde las entrañas más profundas de tu ser y te dice que sabías que no podrías. Y no te lo explicas… estabas a una bola de ganar el partido. A una prueba de conseguir el sueño de tu vida.

Y se te ha escapado. ¿Por qué? Porque no te lo crees. Desde que has nacido te han bombardeado con mensajes conformistas. Todo tipo de gestos, miradas y comentario sutiles han sido registrados por tu cerebro y han establecido la creencia de que, efectivamente, nunca lo conseguirás por muy cerca que estés de hacerlo.

Y sino, ¿Por qué cuando consigues algo extraordinario se hace más referencia a la suerte que a tu trabajo? De hecho, parece que hasta no es políticamente correcto hablar de los grandes resultados de uno mismo… y ojo, no hablo de fardar o alardear de nada, pero deja de pedir permiso por ser una persona extraordinaria.

Y si se ofenden, mándalos al cuerno pero no lo permitas más.

Cree tu valía y empieza a ver tu éxito como algo normal, como algo habitual en tu vida. Si nadie se sorprende por la salida del sol por las mañanas… deja de sorprenderte tú cada vez que consigas algo extraordinario.

Descárgate este audio gratuitamente aquí.

Loved this? Spread the word

¿Te gustaría...

  • Tener en audio la Constitución Española, la Ley 39/2015, la Ley 40/2015 o el TREBEP?
  • Tener los esquemas de los Plazos de la Ley 39/2015 y las Fases del Procedimiento Administrativo Común?
  • Tener el Ebook: Los 3 pilares para sacar tu plaza?
  • Tener los 2 RAPs de la Constitución Española?
  • Y mucho más...?

Pues regístrate gratuitamente para acceder a nuestros cursos premium de manera instantánea.

Artículos relacionados

Cómo motivarse para estudiar

Leer más

¿QUÉ OPOSICIONES RECOMIENDO PREPARARSE? (2020)

Leer más

OPORTUNIDAD-MEJOR-MOMENTO

Leer más

LA MEJOR FORMA DE GANARTE LA VIDA DESPUÉS DEL COVID19

Leer más
  • Mucha razón en todo lo que dices. Yo siempre digo que un 50% es la actitud, así tendremos la mitad que nos ayudará a no tirar la toalla y levantarnos si caemos.

    • Totalmente de acuerdo. De hecho, yo subiría ese porcentaje a un 80%.
      Cómo te enfrentas a cualquier dificultad y cómo interpretas tu realidad es lo que te abrirá las puertas para alcanzar el éxito en cualquier disciplina.

  • Me ha encantado el video, me parece que refleja el interior de casi todos los mortales. Lo bueno creo que es darse cuenta de esto, ser consciente y luchar cada día para avanzar en nuestro interior.

    • Me alegra un montón saber que te haya gustado.
      Como bien dices, ahí está la clave: crecer desde dentro hacia fuera (y no al revés)

  • Coincido plenamente cuando dices que muchas veces hay «cadenas»que nos impiden avanzar y conseguir nuestro objetivo. Muchas veces esas cadenas nos las imponemos nosotros mismos con excusas de «no puedo, no lo conseguiré…» o nos las impone nuestro entorno más cercano con comentarios del tipo «es imposible, ya te lo decía yo, no sé por qué te metiste en eso…». Por tanto, considero que es imprescindible liberarnos de esas cadenas cuanto antes para lograr nuestras metas con éxito.

    • La idea es que muchas veces ni si quiera somos conscientes de cómo nos limitamos. Tomar consciencia de ésto (incluso de cómo nos hablamos) ya supone una diferencia abismal. Si encima de ser conscientes, nos tratamos con amor y de forma potenciadora, los resultados pueden ser… increíbles.

  • Excelente mensaje, gracias, mil gracias… bien dicen, que uno puede pasar por el mismo camino varias veces, pero siempre hay algo diferente que observar y que aprender-..muchas veces he escuchado la parábola del elefante y su estaca y en muchas ocasiones me he sentido así, .me he llenado de excusas para no cambiar y no salir de mi zona de confort, al fin y al cabo, es mas cómodo quejarse.
    Pero este año me he propuesto a ser feliz, y desde que interiorice eso y lo he puesto en practica, he experimentado grandes resultados en algunos aspectos y en tan poco tiempo.
    Si uno cambia, todo a nuestro alrededor cambia!..
    Así que, a preocuparse menos y a ocuparse más!!..

    • Gracias a ti Carolina. Me encanta leer cosas así porque, una vez más, demuestra que todo comienza con una decisión. Has decidido ser feliz y los resultados son inevitables. Enhorabuena

  • Toda la razón de mundo. Sin duda uno de los mejores videos de motivación , donde nos haces ver que la constancia es la solución de cualquier meta. Donde también nos has demostrado con tu ejemplo de que da igual lo que diga la gente, que por mucho que opinen las decisiones las toma uno mismo. Y para finalizar decir que no hay ninguna escusa para llegar a ser lo que uno quiera ser.
    La constancias es la base de cualquier sueño.

    • ¡Qué gran comentario! Al final, se trata de eso: conectar con uno mismo. Si de verdad lo hacemos, el resto pasa a un segundo plano y, de forma inevitable, serás imparable.

  • Gracias por tu ayuda Jorge. Tienes mucha razón en lo que dices y es un trabajo muy duro,me siento identificada, llevo días diciendo eso precisamente…( en mi interior claro…) el día 9 de enero hice un año en la academia, aun no he visto el temario completo… Si suspendo…bueno…es por que claro, estoy trabajando, la casa, los perros… Etc…suelo ser muy positiva y tener una actitud 100% frente a cada reto diario! Pero es cierto que hay creérselo!! Yo voy a ir a por ello.

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
    >