Método empírico: Cómo aprobar exámenes tipo test sin saber las respuestas

COMPARTIR

¿Te gustaría...

  • Tener en audio la Constitución Española, la Ley 39/2015, la Ley 40/2015 o el TREBEP?
  • Tener los esquemas de los Plazos de la Ley 39/2015 y las Fases del Procedimiento Administrativo Común?
  • Tener el Ebook: Los 3 pilares para sacar tu plaza?
  • Tener los 2 RAPs de la Constitución Española?
  • Y mucho más...?

Pues regístrate gratuitamente para acceder a nuestros cursos premium de manera instantánea.

Turboestudiante, lo que voy a mostrarte en este vídeo es crucial para que maximices tus resultados y obtengas el puesto más alto posible en tu oposición.

No solo te voy a enseñar las dos claves más importantes para conseguirlo, sino que además, si te quedas al final del vídeo, te daré unos recursos para poder contestar de forma correcta aquellas preguntas que no sabes. O sea, herramientas para sumar puntos cuando todo te falle.

Así que, si tu oposición contiene una prueba de tipo test y quieres obtener el máximo resultado de forma estratégica con un mínimo esfuerzo, este vídeo te interesa.

El examen tipo test es una habilidad en sí misma

Personalmente, considero que hacer un examen tipo test está mucho más relacionado con una habilidad que puedes desarrollar que con tu dominio sobre el temario.

¿Qué quiero decir con teso? Es cierto que, cuanto más controles el temario, mejor pero piensa lo siguiente: una persona que sepa el temario al 90% pero que nunca haya hecho ningún test, no se acercará ni por asomo al resultado de alguien que tenga mucho menos dominio del temario pero sí que tenga un entrenamiento contundente en la realización de este tipo de exámenes.

Hay mil ejemplos, de hecho, seguramente el examen de conducir teórico lo hayas aprobado sin si quiera, abrir el libro. Solo haciendo exámenes: practicando y puliendo tu técnica. Es por esto mismo por lo que me parece una pieza fundamental en tu preparación.

Los test te ayudarán a conocer tus flaquezas

En segundo lugar, no solo es una herramienta perfecta para tu preparación, sino que es esencial para profundizar y pulir puntos de los que ni si quiera te darías cuenta de otra manera —y, los cuales, podrían hacerte creer que dominas el tema más de lo que realmente lo haces.

Esto ocurre, principalmente, porque en un examen tipo test evalúan absolutamente todo. Pueden poner a prueba tu capacidad de memorización hasta el punto y la coma. Por lo que, una vez hayas dado una vuelta a tu tema y lo hayas memorizado, lo ideal es hacer tests sobre este contenido —no tanto para aprobarlo sino más bien, para identificar tus puntos débiles y reforzarlos al máximo.

Además, entrenando estas pruebas ocurre algo muy interesante que de lo que debes ser consciente:

Aunque de verdad hayas estudiado un tema y lo tengas memorizado correctamente, la realización continuada de tests te servirá para detectar tus patrones de error ya que tenderás a fallar repetidamente sobre ciertas partes de tu temario. Ten en cuenta que te preguntarán lo mismo pero de 1000 maneras distintas.

2 pasos para potenciar tus puntos débiles

En el momento en el que detectes un patrón específico de preguntas que fallas, lo que harás será:

  1. En primer lugar, identificarlo. Sí, puede parecerte una obviedad, pero más adelante verás el por qué.
  2. Y, en segundo lugar, reforzarlo aplicando el método VES.

Aquí lo más importante, es que no te vincules con el resultado.

O sea, no te juzgues si suspendes o si sacas una mala nota. Acuérdate de que tu tienes una estrategia y cada movimiento que haces dentro de tu oposición tiene su porqué y está diseñado para maximizar tus probabilidades de éxito. De esta forma, ocurrirá algo que me encanta y es que, proyectar tu mejor versión, será algo totalmente inevitable.

Vamos a poner un ejemplo:

Supongamos que tienes que contestar a lo siguiente:

Las Fuerzas Armadas:

a) Tienen como misión garantizar la integridad territorial de España.
b) Defienden la independencia de España.
c) Tienen como misión defender el ordenamiento constitucional.
d) Garantizan su ordenamiento constitucional.

Seguramente lo estés flipando porque creas que todas son correctas, ¿verdad?

Y sí, la primera vez que yo mismo vi esta pregunta aluciné porque no veía donde estaba el truco.

Por eso te decía hace un minuto que lo primero que debes hacer es identificar donde sueles equivocarte para poder solventar ese patrón de error.

En este caso, tienes que saber que están jugando con las palabras “garantizar” y “defender”, convirtiendo ésta en una pregunta de dificultad máxima, ya que para contestarla es necesario ceñirte a la literalidad al 100%.

Oye y, ¿qué pensarías si te dijera que es literalmente imposible que uno de mis alumnos fallen este tipo de preguntas?

Si quieres saber cómo puede ser posible, regístrate en turbomemory.es, tu plataforma de la memoria, para no perderte ninguna herramienta.

Una vez hemos identificado el patrón, aplicaremos el método VES con esas dos palabras.

Aplicación del método VES

Veamos cómo lo haríamos:

Por ejemplo, GARANTIZAR viene de GARANTÍA y esto a mi me sugiere a una GRAN TÍA o una mujer muy grande. Si eres fan de juego de tronos, puedes visualizar a Brien de Tarth. Si juego de tronos no es lo tuyo, puedes ver a una jugadora de baloncesto, por ejemplo.

El artículo dice lo siguiente:

Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Ahora que tenemos la imagen de la GRAN TIA, quiero que tú apliques el método VES hilando la visualización de tu GRAN TIA con SOBERANÍA e INDEPENDENCIA.

¿Qué puede hacer una GRAN TIA con SOBERANÍA e INDEPENDENCIA? Échale imaginación y déjame en los comentarios tu aplicación del método VES.

Una vez hayas hecho esto, puede que te preguntes: ¿qué pasa con la segunda parte de la frase, verdad?

Pues muy fácil. En el vídeo donde te ofrecía el TREBEP en audio —ya sabes: el audiolibro completo con la máxima calidad y descargable por pistas registrándote gratuitamente en turbomemory.es (que por cierto, si no lo has hecho ya, no se a qué esperas para descargártelo)— te hablé del principio de Pareto: Estudiar el 20% que nos de el 80% del resultado.

Aplicando este principio, la segunda parte de la frase no la memorizaríamos ya que si hemos anclado GARANTIZAN con SOBERANÍA e INDEPENDENCIA, podremos sacar el resto por deducción.

Probabilidades de respuesta empíricas en exámenes tipo test

Y ahora, después de haber visto estas dos claves para maximizar tus resultados haciendo exámenes tipo test, voy a darte unos recursos empíricamente probados para poder contestar a las preguntas que no sabes maximizando tus probabilidades de éxito.

Esto que te voy a contar, son las estadísticas que el autor William Poundstone obtuvo después de estudiar el resultado de 2456 preguntas de 100 exámenes tipo test de diferentes universidades. Todos los resultados están reflejados en su libro “Rock Break Scissors: a practical guide to outguessing and outwiting almost everybody”.

Estos datos debes tomarlos como lo que son: datos estadísticos. Y debes utilizarlos cuando hayas agotado todos los recursos disponibles.

Por ejemplo, imagina que estás en tu examen y calculas que, con el resultado obtenido hasta el momento no es suficiente y estás a dos preguntas de conseguir tu plaza.

Estadísticamente, te merece la pena arriesgarte a responderlas. Al final, no pierdes nada. Pero te das cuenta que no eres capaz de razonar ninguna respuesta y, encima, solo has podido eliminar una de las opciones que te dan. Así que te encuentras con tres respuestas posibles. Entonces, en un escenario como éste, recordarás estos trucos para poner la estadística a tu favor y tener el máximo número de posibilidades de responder de forma correcta.

William Poundstone en su estudio, descubrió que el 56% de las preguntas de Verdadero o Falso, eran verdaderas.

Esto hace referencia a algo que no me cansaré de repetir en este canal: Si tu cerebro solo sabe de dolor y de placer y tenemos en cuenta que para un profesor redactar un examen tipo test, en términos generales, no está dentro de las actividades más estimulantes que puede hacer, intentará hacerlo de forma que no le sea especialmente complicado.

O sea, que preferirá invertir el menor tiempo posible en la redacción. Atendiendo a este principio, debemos saber que conlleva más dificultad redactar respuestas falsas que verdaderas.

Además, debemos tener en cuenta que las respuestas que ofrezcan como alternativas falsas, han de serlo de forma muy sutil para hacernos dudar, por lo que su redacción en mucho más sofisticada y conlleva más dedicación.

Además, durante su estudio, este autor pudo observar que si apareciá, dentro de las opciones posibles, las respuestas “ninguna de las anteriores son correctas” o “todas las anteriores son correctas”, éstas tenían un 52% de probabilidades de ser las que están bien.

El siguiente dato estadístico que William Poundstone descubrió fue que el 63% de las respuestas contestadas son diferentes respecto de la pregunta anterior.

En otras palabras, si has puesto como respuesta la opción A o si has contestado como Verdadero y sabes con seguridad que está bien, hay un 63% de probabilidades de que, la siguiente respuesta, sea bien Falsa o bien distinta de A.

O sea que, según esta estadística, no es muy probable que dos respuestas consecutivas coincidan en el mismo test.

Por último, descubrió que, cuando se daban tres opciones para contestar —A) B) o C)— apenas había ventaja estadística entre ellas. Sin embargo, cuando se añadía una opción más, —A) B) C) o D)— la opción B) era correcta el 28% de las veces.

No es mucha ventaja, lo sé, pero en esa situación, lo que debemos hacer es utilizar todas las herramientas disponibles a nuestro alcance para elegir la opción correcta, por lo que un 3% adicional es más que bienvenido.

Además, en el caso de 5 opciones posibles —A) B) C) D) o E)— la opción E) fue correcta el 23% de las veces y, la opción C), fue la que menos probabilidad obtuvo de ser correcta con un 17%.

Recapitulando:

  • Hay un 56% de probabilidades de que, si la pregunta es de verdadero o falso, la correcta sea verdadera.
  • Hay un 52% de probabilidades de que, si en tus respuestas posibles se encuentran «todas las anteriores» o «ninguna de las anteriores», éstas sean las correctas.
  • Hay un 63% de probabilidades de que la respuesta siguiente sea diferente a la anterior.
  • Si tienes cuatro respuestas posibles, la opción b) es la que nos da mayor probabilidad de éxito.
  • Y, si hubieran cinco opciones, la e) sería la que estadísticamente tiene más probabilidades de ser la correcta y la c) la que menos.

Alright! Pues hasta aquí el turboartículo de hoy. Y ya sabes, suscríbete, activa la campanita de notificaciones, dale a like, comenta qué estrategias ya conocías y cuáles complementan este vídeo-artículo y todo eso que hace que te conviertas en un #turboestudiante. ¡Y recuerda: Turbo Memory: tu memoria, tu mejor arma!

Loved this? Spread the word

¿Te gustaría...

  • Tener en audio la Constitución Española, la Ley 39/2015, la Ley 40/2015 o el TREBEP?
  • Tener los esquemas de los Plazos de la Ley 39/2015 y las Fases del Procedimiento Administrativo Común?
  • Tener el Ebook: Los 3 pilares para sacar tu plaza?
  • Tener los 2 RAPs de la Constitución Española?
  • Y mucho más...?

Pues regístrate gratuitamente para acceder a nuestros cursos premium de manera instantánea.

Artículos relacionados

Cómo estudiar para un examen

Leer más

¿QUÉ OPOSICIONES RECOMIENDO PREPARARSE? (2020)

Leer más

OPORTUNIDAD-MEJOR-MOMENTO

Leer más

LA MEJOR FORMA DE GANARTE LA VIDA DESPUÉS DEL COVID19

Leer más
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>