Cómo tener ganas de estudiar cuando te dedicas a estudiar oposiciones

COMPARTIR

¿Te gustaría...

  • Tener en audio la Constitución Española, la Ley 39/2015, la Ley 40/2015 o el TREBEP?
  • Tener el esquema de los Plazos de la Ley 39/2015 y, también de las Fases del Procedimiento Administrativo Común?
  • Tener el Ebook: Los 3 pilares para sacar tu plaza?
  • Tener los 2 RAPs de la Constitución Española?
  • Y mucho más...?

Pues regístrate gratuitamente para acceder a todo ese contenido de manera instantánea.

Cómo tener ganas de estudiar cuando te dedicas a estudiar oposiciones

Mi querido, mi querida turboestudiante,

¿Tienes que ponerte a estudiar pero preferirías pegarte un tiro de mierda? ¿Son las 2 de la tarde y te dices que mejor te pones después de comer pero, cuando comes, te pones los capítulos de tu serie favorita en lugar de sacar los apuntes?

O puede que siempre te pongas la mítica excusa de que no tienes tiempo pero, curiosamente cuanto más tiempo tienes, te das cuenta de que menos estudias.

¿Sientes una pereza increíble encima cuando se trata de estudiar legislación y cuando tienes que hacerlo, se te hace una montaña y te pones mil excusas antes de hacerlo, como: limpiar tu habitación, bajar la basura o incluso pasear el perro de la vecina que odias?

Si esto te está pasando, presta mucha atención porque lo que voy a compartir contigo hoy es un método probado que te permitirá pulverizar tus objetivos aún cuando no tengas ni pizca de ganas de tomar acción para conseguirlos.

Es un método que no sólo podrás aplicar en tu oposición sino también lo podrás trasladar al resto de áreas de tu vida. Es algo muy personal que yo mismo utilizo y aplico en mi día a día y que, en este vídeo, te voy a mostrar, con hechos, los resultados increíbles que ha provocado en mi propia vida.

Así que si quieres saber cómo reventar tus objetivos diarios de estudio, aún cuando la pereza te invada, presta mucha atención porque... ¡Empezamos!

Si, lo sé turboestudiante: Tu motivación no es la misma ahora que estás a mitad de camino que cuando empezaste. Los primeros días seguro que cogías la constitución y te la devorabas, leías tu temario y te podía parecer hasta corto e incluso puede que desearas con fuerzas el primer examen de tu academia para medir tu conocimiento y así mejorar. Sin embargo, ahora parece que toda esa magia se ha ido y de sólo pensar en estudiar una ley, te salen urticarias.

Mucho cuidado porque justo en este punto es donde muchos fracasan. Es un punto crítico de tu preparación ya que aquí es donde se diferencian los dos grupos: quienes lo hacen y quienes sucumben al desánimo y deciden procrastinar sus sesiones de estudio.

Piensa que todo lo que hacemos aquí, en Turbo Memory, forma parte de una estrategia diseñada para que el éxito, o sea tu aprobado, sea una consecuencia totalmente inevitable.

Sin embargo, si durante el camino te saltas los pasos o no avanzas al ritmo necesario, el éxito pasará de ser inevitable a ser inalcanzable. Por eso es tan importante este vídeo, porque aplicar los pasos de este método es lo que hará que tomes acción independientemente del nivel de pereza que tengas encima.

Así que antes de empezar a estudiar lo primero que harás será:

1) Recuerda por qué estás estudiando

Esto que parece tan simple, realmente no lo es. De hecho es una de las bases sobre la que se sustenta nuestro vídeo motivacional especial 1000 suscriptores. Y es que el porqué de estar sobre unos apuntes debe ser algo potente. Ése es el motor que te llavará hacia donde quieras llegar.

Por ejemplo, si estudias u opositas con un propósito única y exclusivamente económico, siento decirte que estás completamente perdido y solo necesitarás un mínimo de pereza para no ponerte, pues el dinero o la estabilidad económica, aunque son variables necesarias en tu vida, están lejos de ser suficientes. No es el dinero, es el amor lo que mueve montañas. Seguramente no seas tan feliz cuando te regalan algo como cuando con tu regalo haces feliz a otra persona.

Entonces, si sabes que tu porqué ha de ser poderoso y sabes que el dinero o la estabilidad económica está lejos de tener un mínimo de poder, ¿Qué haces?

Justo antes de ponerte a estudiar, piensa en el día que ya tienes tu plaza, ya has aprobado el examen y llegas a casa a las 4 de la tarde y tienes de 4 a 10 libres para tí. ¿Qué harías con ese tiempo? ¿Qué proyecto, que llevas tanto tiempo postergando por la falta de tiempo, llevarías a cabo? ¿Qué sueño tratarías de cumplir? Quizás sea pasar más tiempo con tu familia, hacer un viaje a China porque siempre quisiste conocer el país, ir a pescar con tu hijo, aprender un idioma, etc.

Si de verdad te visualizas haciendo todas estas cosas, seguramente empezarás a esbozar una pequeña sonrisa y verás que la motivación vuelve a tu cuerpo.

La oposición es un medio, no es el fin y, hasta que no comprendas eso, no podrás hacer lo que siempre decimos aquí: conseguir tu plaza de forma inevitable.

De esta manera, será casi imposible no querer ponerte manos a la obra.

Por cierto, es que no me puedo aguantar y tengo que decírtelo. Estamos a puntito de lanzar la segunda versión de nuestro Curso de Alto Rendimiento Académico. Todo lo que comparto contigo en este canal es oro puro. Es una información por la que mi yo del pasado habría pagado miles de euros. Sin embargo, lo que te estoy ofreciendo gratuitamente no es ni el 5% de lo que te espera dentro del CARA. Por lo que si quieres tener disponible toda la información al respecto, regístrate en turbomemory.es y presta mucha atención a tu correo porque solo estará disponible durante un período limitado de tiempo.

2) Haz lo mínimo necesario

Vale, casi hasta puedo escuchar lo que estás pensando.

Estás pensando algo así como:

- Jorge, lo he visualizado todo y, efectivamente, me he puesto pero, en cuanto vi el tocho de apuntes que tenía que estudiar, me he venido abajo.

Efectivamente nuestro cerebro solo sabe de placer y dolor y es completamente normal que ocurra esto. Nos abrumamos ante la magnitud del objetivo que queremos conseguir. Pero lo bonito de todo esto es que no es algo que ocurra exclusivamente en los estudios, sino que se ve reflejado en el resto de áreas de la vida.

Vamos a poner el ejemplo del mundo fitness.

Después de ponernos morados a comida durante el mes de Diciembre, los pantalones nos aprietan y después de tener que renovar el vestuario porque la ropa va al límite, gracias al broche final del roscón de reyes, todo el mundo se apunta al gimnasio como locos.

O sea, tu gimnasio, al que no va nadie durante todo el año, hace la típica promoción post Navidad y tiene que poner taquillas supletorias porque no cabe un alfiler más.

Esto es algo que se repite año tras año sin excepción. Y algo que también se repite sin excepción es que a partir, como mucho, de Marzo todo vuelve a la normalidad y tu gimnasio sigue siendo el mismo de siempre: porque casi la totalidad de los que se apuntaron en Enero lo han dejado.

¿Por qué?

Muy fácil. Todo tiene que ver con lo de siempre: placer versus dolor.

Voy a poner mi propio ejemplo. Hace unos meses yo estaba bastante fuera de forma, no hacía deporte y necesitaba un cambio ya. Siempre me ponía excusas para no hacerlo. Básicamente porque a nivel subconsciente sabía que el día que me pusiera a hacer deporte, experimentaría un grandísimo dolor en forma de agujetas, en forma de enfrentarme a la realidad al sentir que, efectivamente, no estaba en mi mejor momento, etc.

Entonces, ¿Qué hice? Llevé a cabo este paso: me centré en lo mínimo necesario.

Yo quería comenzar a salir a correr. Sin embargo, como hemos dicho antes, si me hubiese propuesto salir a hacer 30 minutos de carrera continua, habría sido un dolor tremendo para mí, sobre todo si tenemos en cuenta que pesaba la friolera de 103 kilos. Si, si, 103 kilos y estaba así.

Entonces, en lugar de centrarme en salir a correr, me propuse salir a caminar un mínimo de 4 días a la semana con la condición de que, si en mitad del paseo me sentía a gusto y en condiciones, podía correr un poco, lo que me apeteciera.

Y así lo hice. Fíjate que pensar en un entrenamiento duro hace que nos echemos hacia atrás y provoca que todos nuestros demonios salgan a flote pero, ¿quién le dice que no a un paseo? Nadie. Además no tenía ninguna obligación. O sea, mi “deber” era salir de casa a pasear y sólo si me apetecía, corría y si no, no lo hacía.

Esto a nivel subconsciente tiene unos efectos increíbles por dos razones:

1) Experimentar sensación de avance ya que cada día me encontraba mejor
2) Estaría cumpliendo mis objetivos y hacía que me sintiera cada vez más pleno.

Pero además había provocado algo aún más impresionante. Y es que, pasadas 4 semanas, al haber hecho esta práctica, me había puesto en forma casi sin darme cuenta, lo que provocó que, a partir de esa cuarta semana, sí que podía enfrentarme a esos 30 minutos de carrera continua sin morir en el intento e incluso experimentando placer.

En definitiva, este plan lo que perseguía era entrar en una espiral virtuosa, entrar en una tendencia positiva y darle la vuelta a la tortilla. Antes de todo esto, parecía que por poco que comiera engordaba, que cada vez que me ponía a hacer algo se me hiciera un mundo y que no viera luz al final del túnel.

Ahora, gracias a esta estrategia, he podido conseguir pasar de lo anterior, a esto:

¿Y cómo trasladamos esto a los estudios?

Atendiendo a dos variables:

1. Tiempo

Cuando hablamos del tiempo, al igual que ocurre con el entrenamiento, a todo el mundo le da pereza ponerse durante 5 horas a estudiar. Sin embargo, lo que yo te diría es que aplicaras este punto y no pienses en esas 5 horazas que te quedan por delante y pienses en lo mínimo necesario, o sea, piensa en ponerte sólo durante 25 minutos.

Y una vez estés con tu concentración al máximo trabajando sobre tu temario, y sobre todo si aplicas todas las turbopíldoras que te doy de forma gratuita en este canal, verás que alcanzarás ese estado de flujo donde es más fácil seguir con tu sesión de estudio que parar, ya que te comenzarás a gustar, verás que estás memorizando mucho más de lo que pensabas y pronto comenzarás a tener esa sensación de dominio sobre tus temas y, bajo ningún concepto, querrías perder esa gran sensación.

2. Temario

La segunda variable es el temario. Si antes de comenzar tu sesión de estudio tienes delante un tocho enorme de páginas, lo normal es que te provoque un gran rechazo porque al verlo, tu subconsciente te enviaría el típico pensamiento de: -buf, solo de pensar que tengo que chaparme todo esto me da algo.

Por eso, lo ideal es que antes de comenzar tu sesión de estudio, lleves contigo lo justo y necesario para memorizar. O sea, en lugar de llevar contigo todo el temario, prueba a llevar solo las fotocopias de un tema o máximo dos.

Porque está claro que estudiar 100 temas parece engorroso, complicado, y está lejos de ser algo que nos apetezca hacer pero, ¿quién no se atrevería a estudiar un mísero tema?

Esa es la clave. Fíjate que todo atiende al principio placer versus dolor. Intentar estudiar un tema y poner tu foco únicamente en ese tema lo que hará es que lo verás muy alcanzable, a nivel subconsciente te provocará placer, empezarás a avanzar, pronto lo comenzarás a dominar, te comenzarás a sentir increíblemente bien por haber alcanzado tu objetivo y, cuando menos te lo esperes, habrás terminado de memorizarlo, lo que hará que experimentes más placer, te pongas con el siguiente tema y así sucesivamente.

Por lo que, recuerda: céntrate en lo mínimo necesario.

3) Sitia tu cerebro.

Sitiar tu cerebro consiste en rodearte de la materia que tienes que estudiar, de forma que dominar dicha materia sea una consecuencia, una vez más, inevitable.

Este concepto se lo escuché a uno de mis maestros Sergio Fernández en una de sus conferencias y tiene una lógica aplastante.

Por ejemplo, supongamos que comienzas a opositar y al empezar con tu temario tienes la ley 39 2015.

Lo normal es que, a priori, esta ley te resulte muy tosca y que no te apetezca ponerte a estudiarla. Además los apuntes que tienes no parecen ser muy buenos y el profesor de tu academia, en lugar de dar una explicación, parece que se limita a leer lo que está en la ley.

Esto es completamente normal, ya que todo esto tu cerebro lo asociaría a dolor.

Sin embargo, puedes sitiar tu cerebro y rodearte de contenido de gran calidad sobre la ley 39 2015 como el que te hemos ofrecido aquí o aquí. Si lo haces, verás que comenzarás a ver la ley de otra manera.

Pronto empezarás a comprenderla de una forma mucho más clara, lo que te llevará a que comiences con el proceso de memorización mucho antes que tus compañeros.

Puedes sitiar tu cerebro poniéndote los artículos en formato de audio, utilizar nuestro mapa mental para ver y memorizar todos los plazos de forma aislada, aprovecharte de nuestro vídeo para ver las fases del procedimiento administrativo común o ver el vídeo donde tienes redactado paso a paso el método ideal para memorizar dicha ley.

Es decir, te estás empapando de la ley 39 2015 haciendo que aprenderla sea inevitable.

En definitiva, harás esta práctica con cada parte de tu temario. De esta forma verás que, como vimos en el paso anterior, entrarás en un círculo virtuoso de estudio y cada vez te apetecerá más ponerte a estudiar.

Alright! Aplicar estos pasos provocará un impacto increíble en tu vida. Te lo garantizo. Sin embargo, si de verdad quieres solucionar este área de tu vida de una vez por todas y ser una máquina memorizando tus temarios con independencia de si son de leyes o redacción, de ciencias o letras, de fórmulas o literatura, regístrate en turbomemory.es porque estamos a punto de lanzar la segunda versión de nuestro Curso de Alto Rendimiento Académico.

¡Nada más! Regístrate y presta mucha atención al mail porque el curso estará abierto por un tiempo limitado.

Así que, recuerda, nos vemos en Turbo Memory: tu memoria, tu mejor arma.

Loved this? Spread the word

¿Te gustaría...

  • Tener en audio la Constitución Española, la Ley 39/2015, la Ley 40/2015 o el TREBEP?
  • Tener el esquema de los Plazos de la Ley 39/2015 y, también de las Fases del Procedimiento Administrativo Común?
  • Tener el Ebook: Los 3 pilares para sacar tu plaza?
  • Tener los 2 RAPs de la Constitución Española?
  • Y mucho más...?

Pues regístrate gratuitamente para acceder a todo ese contenido de manera instantánea.

Artículos relacionados

Cómo estudiar la Constitución

Leer más

10 técnicas para memorizar

Leer más

Cómo concentrarse para estudiar

Leer más

25 trucos para memorizar

Leer más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Hola Jorge!!

    Hace poco que te he descubierto y la verdad es que has hecho que mi cerebro haga click. He opositado durante 4 años al CON y, aunque pasé el examen en las 4 ocasiones y caí en la engrevista personal, ahora que quiero opositar a otro cuerpo, veo que todo lo que estudié casi no ha servido . De cara a esta nueva oposición quiero cambiar de método pero…no tengo idea de cómo ni por dónde empezar!! Algún consejo podrías darme? Me he visto todos tus vídeos pero sigo perdida a la hora de dar pistoletazo de salida. Gracias por todo!!

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}