5 pasos para sacar 10 en un examen de desarrollo.

COMPARTIR

¿Te gustaría...

  • Tener en audio la Constitución Española, la Ley 39/2015, la Ley 40/2015 o el TREBEP?
  • Tener los esquemas de los Plazos de la Ley 39/2015 y las Fases del Procedimiento Administrativo Común?
  • Tener el Ebook: Los 3 pilares para sacar tu plaza?
  • Tener los 2 RAPs de la Constitución Española?
  • Y mucho más...?

Pues regístrate gratuitamente para acceder a nuestros cursos premium de manera instantánea.

Cómo sacar 10 en exámenes de desarrollo

¿Alguna vez en un examen, te has encontrado con una pregunta que no tenías muy preparada y, para aparentar tener conocimiento, te has dedicado a escribir, escribir y escribir pensando que lo estabas haciendo de lujo pero, al final cuando has visto la nota, el profesor te ha puesto un 0.1 en esa pregunta?

Atención turboestudiante porque este vídeo viene por petición popular. Muchos de vosotros me habéis escrito diciendo que queríais saber cuál es el mejor método para sacar el máximo resultado posible en los exámenes de desarrollo.

Todo esto que te voy a decir es un método probado, sobre todo, en alumnos de bachiller. Concretamente se me viene a la mente uno de mis primeros alumnos presenciales que, utilizando este método, aumentó hasta en un 130% sus calificaciones.

Es decir, utilizando este método junto con el resto de turbo píldoras que también tenéis de manera gratuita, este chico pasó de suspender 6 asignaturas a, no sólo aprobarlas todas, sino que terminó sacando la nota que necesitaba para hacer la carrera que soñaba.

Así que, turboestudiante, si quieres saber cómo pulverizar tus resultados en los exámenes de desarrollo, estate muy atento porque ¡Empezamos!

Creer en el sentido común es la primer falta de sentido común decía el dramaturgo estadounidense Eugene O´neil. Y es algo que me he encontrado a lo largo de los años y que no deja de sorprenderme.

Muchos de nuestros alumnos, antes de trabajar con nosotros, piensan que somos extraterrestres. Que todo lo que promulgamos no se puede conseguir y que todo es un mito.

Sin embargo, aquellos valientes que lo prueban se van maravillados porque el método VES y la psicología que lo sustenta todo tiene, esencialmente, una lógica aplastante y un sentido común increíble.

El problema es que la forma en la que normalmente te enseñan a hacer las cosas en el ámbito académico no tiene ni pies ni cabeza.

Por ejemplo, ¿te acuerdas de cuantos años tardaste en escribir en castellano de forma fluida? Si no lo recuerdas, te lo digo yo: unos 7 años.

Sin embargo, los niños comienzan a comunicarse de manera más o menos fluida a partir del segundo año. O sea, que nos pasamos 5 años hablando y perfeccionando nuestro idioma hasta que nos lanzamos a escribir fluidamente.

Entonces, si esta es la norma y, con esta metodología, casi el 100% de los nacidos en España sabemos leer y escribir el español, ¿por qué la inmensa mayoría nos sentimos incapaces de aprender un idioma extranjero?

Muy fácil: porque la forma en la que te lo enseñan es, cuanto menos, pésima. O si no, ¿por qué te pasaste más de 10 años estudiando inglés; en el colegio y el instituto y, sin embargo, no puedes mantener una conversación con un nativo estadounidense?

Esto es como terminar tus estudios de cálculo y no saber hacer raíces cuadradas… ¡¿Un momento?! ¿A qué también te pasa? jejeje. Así de grave es el problema.

Oye Jorge, ¿Y qué tiene que ver todo esto con hacer exámenes de desarrollo? ¡Pues todo!

Lo primero que debes que comprender es la mentalidad que va a tener quien corrige tu el examen: o sea, tu profesor.

Así que, teniendo en cuenta al sentido común y a la mentalidad de tu profesor, vas a hacer los exámenes siguiendo estos 5 pasos.

1- Lee bien las preguntas del examen

¿Cuántas veces has salido del examen pensando que lo has hecho de 10 y al verlo corregido ves que, o bien suspendiste o no tuviste la nota que esperabas?

Y por encima de todo, ¿Cuántas veces has tenido que soportar la cara de circunstancia de tu profesor o profesora al decir: si hubieras contestado lo que te preguntaba, hubieras aprobado?

Sí turboestudiante. Hablo con conocimiento de causa porque a mi me ha pasado más veces de las que me gustaría admitir.

Por eso, el paso número 1 será leer muy bien las preguntas y, una vez lo hagas, te colocarás mentalmente en el punto que te preguntan. De esta forma, confirmarás mentalmente que, por un lado, sabes lo que te está preguntando y, por otro lado, tienes bajo control el contenido de la respuesta.

Además, de igual forma que hicimos con los exámenes tipo test, responderás siempre a las preguntas que te resulten más fáciles. Esto te proporcionará ese placer y esa sensación de avance del que ya deberías estar más que familiarizado.

2- Organiza la estructura de tus respuestas

Voy a revelarte un secreto. Yo era un desastre con este tipo de exámenes. Comenzaba a escribir, tachaba, volvía a escribir encima del típex… en fin. Mis folios eran una escabechina en toda regla.

Pero no te equivoques. Todo esto era fruto de la inseguridad y la falta de confianza en mi memoria. De esta manera, no sabía lo que sabía o lo que no sabía.

Básicamente lo que yo quería era escribirlo todo lo más rápido posible para que no se escapara de mi cabeza. En otras palabras, quería vomitar todo el contenido sobre el papel de cualquier manera.

Ahora imagínate a mi profesor de Lengua corrigiendo mi examen de evaluación. Imagínate que lo está haciendo el Viernes por la tarde y es el examen número 70 que corrige durante esa tarde. ¿Qué crees que pensará al ver toda esa marabunta de tachones sucios? ¿Crees que le será fácil de entender? ¿Crees que todo el esfuerzo extra en corregir ese examen beneficia a mi nota? ¿O más bien todo lo contrario? Y con toda la razón…

Por eso, lo que harás será crear un sistema de respuestas que utilizarás en todos los exámenes de este tipo. Es muy simple.

La estructura será:

  1. Introducción: un párrafo.
  2. Cuerpo: entre uno y tres párrafos.
  3. Conclusión: un párrafo.

Verás que, si tienes una estructura clara en tu cabeza, la forma de expresarte y la forma de escribir cambiará por completo. Sobre todo, si eres consistente y lo mantienes en el tiempo, la mejora será exponencial.

Pero mucho ojo porque más no es mejor. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y esto es lo que nos lleva al siguiente punto.

3- Céntrate en los hechos y elimina la paja

¿Te acuerdas del caso que te comentaba al principio de escribir folios y folios y, al final, obtener un 0.1 sobre 1?

¿Por qué pasa esto?

Porque lo que está buscando tu profesor es que le pongas sobre el papel los datos y características relevantes. Esto es lo que realmente está evaluando.

Y adivina que: estos datos no son procesables por tu cerebro. Así que, dos opciones:

  1. Utilizas el método VES y haces que trabaje en tu favor
  2. Te preparas para repetir infinitamente lo mismo hasta tener la «falsa sensación» de que te lo sabes para olvidarlo a las 24 horas del examen.

Para ejemplificarlo, supongamos que una pregunta de filosofía es: “Los filósofos presocráticos y sus características”.

Una persona que tienda a inventar pondrá algo así como:

“La filosofía es un conjunto de reflexiones sobre la esencia, las propiedades, las causas y los efectos de las cosas naturales, especialmente sobre el hombre y el universo. Los filósofos presocráticos fueron los primeros pensadores que rompieron con las formas míticas de pensamiento para empezar a edificar una reflexión racional… bla, bla, bla.”

Ojo, esto no es incorrecto pero, está lejos de ser lo que tu profesor te está preguntando. Vamos con un ejemplo de alguien que aplique estos puntos que hemos visto hasta ahora.

Filósofos presocráticos:

Tales de Mileto (624 a.C. – 546 a.C.): primer filósofo y matemático occidental. Fue conocido como un gran astrónomo, geómetra, estadista y sabio. El primero en preguntarse acerca de la composición básica del universo y estableció que la Primera Causa era el agua.

Anaximandro (610 a. C. – 545 a.C.): filósofo griego que vivió en Mileto (Turquía). Perteneció a la Escuela de Mileto y fue discípulo de Tales. entre sus pupilos a Anaxímenes y Pitágoras. Creía que la naturaleza estaba controlada por leyes, del mismo modo que las sociedades humanas, y cualquier perturbación en el balance de la misma no podía durar mucho.

Pitágoras de Samos (570 a.C. – 495 a.C.): filósofo y matemático griego y fundador de un movimiento conocido como los Pitagóricos. Discípulo de Anaximandro.

etc.

¿Ves la diferencia?

De esta manera, por una parte, tu profesor verá que, efectivamente te sabes todos los filósofos presocráticos, además de que puede identificar de forma muy rápida si has puesto los datos más importantes de cada uno, ya que tu examen destacará por su estructuración y claridad.

4- Calcula tu velocidad de escritura y adáptalo

Cada persona tiene una velocidad de escritura determinada. Por supuesto, como todo en esta vida es mejorable, pero en mi caso, escribo alrededor de unas 30 palabras por minuto. Sabiendo esto, podremos adaptarnos a nuestro estudio, ya que no tendría sentido estudiar bloques de muchísimas palabras.

Si por ejemplo, tenemos un examen de 5 preguntas y disponemos de 60 minutos, tendremos 12 minutos por pregunta.

Esto no es realista ya que no podemos mantener nuestro ritmo de escritura de manera constante durante tanto tiempo. Además de que emplearemos un tiempo en pensar cómo vamos a estructurar cada pregunta antes de ponernos a escribir tal y como vimos en el punto 2. Y, por su puesto, sabemos que tendremos que dejar un tiempo residual para repasar el examen una vez hayamos respondido a todas las preguntas.

Por todo esto, 10 minutos para contestar a cada pregunta parece un tiempo razonable.

Con mi velocidad de escritura a día de hoy, no tendría sentido memorizar puntos de más de 300 palabras ya que, incluso en el caso de que me las preguntasen, no sería capaz de plasmarlo todo en el papel.

Para que veáis la importancia que tiene hacer un buen resumen de tu temario. Que por cierto, si no lo has hecho ya, te lo dejo aquí para que puedas ver cómo hacer resúmenes increíbles.

Por eso, lo que harás será calcular tu velocidad de escritura. Es algo que no te llevará más de 2 minutos.

Simplemente coge un papel en blanco y ponte a escribir algo que te sepas de memoria con el cronómetro activado. Una vez termines, cuenta las palabras y divídelo por el número de minutos que has escrito.

No hace falta que tengas una precisión de relojero. Con que te hagas una idea, basta. Pero si quieres tener mucha precisión para obtener este dato, puedes hacer la prueba durante 10 minutos para reducir al máximo el error.

Piensa que no es lo mismo escribir durante un minuto y sobre un sólo tema que durante una hora y sobre varios temas.

5- Revisión en busca de gazapos

Antes te decía que dejaras 2 minutos residuales para revisar todo lo escrito al final. Esto es de vital importancia porque la probabilidad de haber cometido un error es inmensa. Mucho más grande de lo que crees… y te hablo por experiencia.

Cuando realizas una actividad monótona durante un período largo de tiempo es muy probable que tengas pequeñas caídas en tu nivel de concentración (sobre todo, pasados los primeros 20-25 minutos).

Por ejemplo, cuando grabo en audio las leyes, tengo que emplear en la revisión prácticamente el mismo tiempo que me llevó grabarlas porque es tremendamente complicado hacerlo todo perfecto al 100% (y más cuando hablamos de leyes).

En este caso pasa exactamente lo mismo. Si estás escribiendo durante 50 minutos, es muy probable que hayas cometido errores tontos y hayas escrito palabras que realmente no querías o, incluso, te hayas comido palabras.

Así que, si quieres no perder nota y evitarte la vergüenza de pensar en voz alta: —¡Cómo pude escribir eso!—, le dedicarás el tiempo residual que has dejado de forma estratégica para el final a revisar el contenido de lo que has escrito y buscarás, sobre todo, gazapos, meteduras de pata y despistes.

Lo bueno de esto es que no te llevará mucho tiempo y, si haces la lectura final más o menos con un nivel decente de concentración, podrás identificarlo de inmediato y corregirlo, dejando un examen «niquelao».

Alright! Pues hasta aquí el «pepino de vídeo de hoy».

Ya los sabes: apoya este proyecto suscribiéndote a este canal y no olvides activar la campanita de notificaciones. Y ahora, más que nunca, pido tu apoyo: déjame un comentario para darme feedback y, por supuesto, dame un like para motivarme a seguir creando este contenido a la máxima calidad de la que somos capaces.

¡¡Nada más! Y recuerda, nos vemos en Turbo Memory: tu memoria, tu mejor arma.

Loved this? Spread the word

¿Te gustaría...

  • Tener en audio la Constitución Española, la Ley 39/2015, la Ley 40/2015 o el TREBEP?
  • Tener los esquemas de los Plazos de la Ley 39/2015 y las Fases del Procedimiento Administrativo Común?
  • Tener el Ebook: Los 3 pilares para sacar tu plaza?
  • Tener los 2 RAPs de la Constitución Española?
  • Y mucho más...?

Pues regístrate gratuitamente para acceder a nuestros cursos premium de manera instantánea.

Artículos relacionados

Cómo estudiar para un examen

Leer más

¿QUÉ OPOSICIONES RECOMIENDO PREPARARSE? (2020)

Leer más

OPORTUNIDAD-MEJOR-MOMENTO

Leer más

LA MEJOR FORMA DE GANARTE LA VIDA DESPUÉS DEL COVID19

Leer más
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>